Olmedo Pito: el líder que no murió por la causa

Olmedo

Julio 6-2017

Por Jhon Boresoff – Jorge Luis Galeano

El 6 de enero de este año, se conoció el asesinato de Olmedo Pito García, un líder comunitario de la vereda La Trampa de Caloto-Cauca y que hace parte del Resguardo indígena Nasa de Huellas.

Tras el crimen, las organizaciones a las que pertenecía –Marcha Patriótica, Los Sin Tierra: nietos de Quintín Lame- entre otras, emitieron comunicados exigiendo la investigación. Además, asociaron el crimen a las otras muertes de defensores de derechos humanos en Colombia. Sin embargo, la versión oficial entregada por la Fiscalía y la Policía dice que Olmedo murió en medio de una riña con Jesús Armando Tróchez, un comunero de otro resguardo.

En los relatos de los hechos hay detalles que difieren. Mientras la Fiscalía aseguró que Olmedo y Jesús departían en un balneario y que, tras una fuerte discusión, el segundo apuñaló al primero, Deiby Hurtado, integrante del movimiento Marcha Patriótica, dice que la versión oficial no es tan clara pues el tejido de derechos humanos de esa organización, a través de las versiones recogidas en por sus integrantes, no habla de ninguna riña sino de que cuando Olmedo salió de un establecimiento público, un hombre se le acercó y lo atacó con arma blanca, ocasionándole la muerte. Añade que tampoco se ha podido establecer que entre Jesús y Olmedo hayan existido problemas previos que provocaran una reacción como la que desencadenó el deceso del líder. Lea el comunicado de la organización

Y aunque las acciones violentas en marco del conflicto disminuyeron tras el acuerdo y la desmovilización de las Farc, éstas no desparecieron y nuevos actores han hecho presencia en la zona. Es por eso que la muerte de Olmedo causó preocupación en la comunidad del Resguardo de Huellas en Caloto, pues desde que esa guerrilla se fue, las organizaciones que trabajan en el territorio y de las que el comunero asesinado hacía parte, han denunciado la presencia de personas armadas y la circulación de varios panfletos en los que se amenaza a sus integrantes.

"Antes del proceso de paz, se sabía que quienes actuaban eran las Farc. Ahora no se sabe quién amenaza o asesina y hay mucha preocupación por eso", dice el Gobernador de ese Resguardo, Nelson Pacue.

Antes de firmarse el acuerdo, la guerra golpeaba fuertemente a Caloto. Según informe de la Fundación Ideas para la Paz, sus 17 mil habitantes debieron padecer, solo en el 2012, 14 de las 72 acciones armadas que se dieron en el Cauca. Hoy, según Pacue, se vive la zozobra de los intentos de grupos como el ELN de querer tomarse el territorio ya abandonado por las Farc.

Pese a ese panorama para los líderes de la zona, Olmedo nunca recibió amenazas. Su nombre tampoco apareció en los panfletos. Esto lo confirma su hermano, José Pito, quien dice que "nunca había escuchado sobre posibles amenazas contra mi hermano".

Así mismo, Harold Piamba, coordinador de la organización los Sin Tierra: nietos de Quintín Lame, señala que, pese a que Olmedo hacía parte del comité de Derechos Humanos de dicho grupo y se encargaba de dar a conocer la circulación de panfletos e incluso, reportar la presencia de personas armadas en la zona, nunca mostró preocupación por su seguridad.

Olmedo trabajaba con ellos desde hace 5 años. Los Sin Tierra: nietos de Quintín Lame. Organización que nació en oposición a la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca –ACIN- por diferencias en temas como la tierra y la relación política con el Gobierno. Sin embargo, Edwin Mauricio Lectamo del Tejido de Derechos Humanos de la ACIN, reconoce que se han hecho avances para fortalecer la relación entre los dos grupos y así lo confirma Harold Piamba quien dice que conjuntamente han organizado movilizaciones, marchas y acciones de hecho.

El hecho de que Olmedo hiciera parte tanto de la ACIN como de los Son Tierra, muestra que, en efecto, el trabajo conjunto entre las organizaciones ya estaba en marcha y buscaba limar asperezas. El Gobernador Pacue dice: "al fin y al cabo todos somos indígenas y buscamos lo mismo".

Con 29 años de edad, Olmedo Pito García, casado, con dos hijos y parte de una familia de siete hermanos, llegó a ser coordinador de Derechos Humanos en su vereda, tras formarse en los cursos que impartieron en conjunto Los Sin Tierra y el Movimiento Marcha Patriótica del cual también hizo parte.

Entre sus actividades como coordinador estaba la de programar trabajos colectivos o mingas, de igual manera, convocaba a reuniones y nombraba delegados para participar en las reuniones municipales o regionales de los grupos a los que pertenecía y además, organizaba a la gente para movilizaciones y los espacios de formación.

Así se ganó el reconocimiento de líder comunitario en la vereda La Trampa del Resguardo Huellas. "Era un joven dinámico en el proceso organizativo. Fue comunero activo que hizo todo de manera voluntaria" dice el Gobernador Pacue. Su hermano añade "no solo era conocido en su región por ser colaborador de la comunidad indígena, sino por ayudar a todos en sus labores y emprendimientos".

Esa 'vena' de comunero la tenía desde muy joven o al menos, así lo dice Mayi Peña, compañera de colegio Ella describe como un niño hiperactivo, ´recochero y ´cansón´ que cuando terminaban el bachillerato ya estaba involucrado en actividades relacionadas con la comunidad.

Pese a la versión de las organizaciones sociales sobre la muerte de Olmedo, la justicia ordinaria condenó a 40 años de cárcel al asesino y determinó el crimen como un hecho que no tiene relación con la labor social que realizaba. Ello, claro, no llena el vacío dejado por su ausencia en una zona que hoy, más que nunca, necesita personas como él, dedicadas a construir paz y aportar para la transformación de un territorio azotado por el conflicto armado.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados