Reintegración y paz en Colombia

Historias del monte 2

Noviembre 23 - 2018

Por Julián Trujillo
Estudiante de Comunicación Social - Periodismo Unicatólica

En la universidad Javeriana de Cali se llevó a cabo el conversatorio Historias del monte: las dificultades de la paz contadas por sus actores, sobre reintegración social en marco del posconflicto que contó, entre otros, con la presencia de dos ex guerrilleros de las FARC que hicieron y hacen parte del proceso de desmovilización y reintegración social y el Alejandro Eder ex director de la antigua Agencia Colombiana para la Reintegración hoy Agencia Nacional para la Reincorporación y Normalización -ARN- y ex consejero presidencial para la reintegración.

Viviana, quien prefirió omitir su apellido, nació en la vereda El Billar, bajo Cagüan e hizo parte de este grupo por 5 años, desde que tenía 13 hasta los 18. Aseguró que su salida de la guerrilla no fue fácil, pues entre los militantes de este grupo se decía que, una vez abandonada la resistencia, en el encuentro con la fuerza pública seria asesinada y contada como un positivo. Además del temor de ser el fusilada por alta traición.

Para su sorpresa, una vez tomada la decisión, partió del campamento, caminó todo un día y toda una noche y en su encuentro con el ejército nacional fue recibida con la frase: "bienvenida a la libertad, no se preocupe, usted está protegida".

La historia de John Jairo Burbano es un tanto distinta. Ingresó a la guerrilla de las FARC a los 16 años por voluntad propia, trabajaba con su padre en una vereda del Caquetá cuando el grupo armado llegó al pueblo con un discurso de combate contra la burguesía que tanto daño le hacía al pueblo colombiano, a la clase trabajadora. Afirma que en su tiempo no se reclutaba por la fuerza y que él se unió gracias a ese discurso que lo llenó y motivó para ser un combatiente más.

Cuando tomó la decisión de abandonar al grupo, se encontraba cansado de su vida en la selva y afirmó que la gota que rebasó la copa fue cuando le ordenaron ejecutar a un civil que se suponía era un informante del ejército. Caminó por varias horas hasta llegar a una vereda del Putumayo donde lo recibió una amiga. Posteriormente viajó a Cali donde haría su vida como un trabajador informal y años después se unió al proyecto de reinserción social a través del cual, el gobierno y distintas organizaciones le ayudaron a abrir su propia empresa: Mundo Madera y en ella trabajan múltiples desmovilizados.

El último en presentarse fue Alejandro Eder, nieto de Harold Eder uno de los primeros empresarios secuestrados por las FARC, valluno y con 42 años, dirigiría por mucho tiempo el proceso de reinserción social para la paz, también, sería uno de los encargados de iniciar el proceso de paz con las FARC en los primeros contactos de carácter ultra secreto que se llevaron a cabo en las selvas colombianas en el 2010. En su trabajo, resaltó lo mal que se llevaba la reinserción a la vida civil de los ex guerrilleros en la primera fase del programa, el cual reestructura para brindar apoyo económico y psicológico a los desmovilizados que recibieron estudios y seguimientos por parte del gobierno para que en la actualidad sean profesionales competentes.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios   

0 #1 Johanna Grisales 24-11-2018 17:02
Es interesante saber las otras caras de la realidad lo que vivió cada persona y por lo que tuvo que pasar para salir de esa situación y aún con miedo para seguir adelante, felicito al joven que se tomó su tiempo para investigar e intrevistar a ests prrsonas.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados