Implicaciones de Cali como Distrito Especial

5993d9a669b5d

Octubre 29 - 2018

Por Alexandra Serrano Guevara

Recientemente, Cali fue designada como Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, a través de la Ley 1617 de 2018

"Éramos una ciudad muy industrial, ahora la empresa privada fue fortaleciéndose poco a poco, por eso tuvo esa denominación en lo empresarial, en lo turístico. Por muchos años se ha vendido la ciudad como turística, en lo cultural, tanto que ha sido el modelo de la economía naranja. Somos una ciudad competitiva, que requiere de una dinámica alentada por el Concejo de Santiago de Cali, para darle apertura a unos foros en los que se convoquen a los diferentes actores de la ciudad para la respectiva socialización del tema", manifiesta Richard Rivera, concejal de Cali.

Según la Alcaldía municipal, esta denominación Cali tendrá tres importantes impactos:

La división político – administrativa: proceso de reordenamiento político y territorial, lo cual quiere decir que las 22 comunas de Cali desaparecerían, para ser transformadas en localidades. Cada una con un promedio de 500.000 a 600.000 habitantes y constituidas por unas Juntas Administradoras Locales (JAL), que serían tendrían entre 9 y 15 ediles, y a su vez por un alcalde menor, lo que implica que deben tomar decisiones del ordenamiento del territorio respecto a las leyes y normas que se han de tener en las localidades, por lo tanto, lo que aquí se presenta es un proceso de descentralización del poder local.

El aspecto económico o presupuestal: ingresarían más recursos por regalías y la Alcaldía tendrá que otorgar entre el 10% y el 30% del presupuesto local para que los alcaldes menores distribuyan el presupuesto y así ejecutar funciones en la localidad.

Condiciones o adjetivos que adquiere la ciudad: en este punto es donde se concibe a Cali como cultural, turística, empresarial, de servicios y deportiva; cualidades que buscan ser potencializadas y resaltadas, adquiriendo una nueva matriz productiva que ya no es la industrial, sino la que se enfoca en la venta de servicios.

Visión de  ciudad

Al catalogar a Cali como Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, hay ventajas y desventajas:

Descentralización del poder y mejores condiciones de gobierno en las localidades, lo que implica que los alcaldes menores puedan tener las facultades para tomar decisiones al interior de los territorios de la ciudad, lo que representan una gran ventaja debido a que no todos los gobiernos llegan a todos los espacios. Sin embargo, puede llegar a generar mayor concentración del poder con los ediles (elegidos por elección popular) y con los alcaldes menores (elegidos por medio de una terna por el alcalde mayor), lo que conlleva a la formación de nichos de corrupción y de politiquería, además de la regulación de la participación ciudadana por parte del Consejo Distrital.

En cuanto a la competitividad de la ciudad en términos económicos, Cali ha logrado convertirse en una ciudad turística que ofrece servicios empresariales y de logística, apuntando al interés de empresas extranjeras a invertir en la ciudad, creando mejores condiciones para los grupos económicos y las grandes familias de Cali, pero no para las organizaciones sociales, la movilización social, los grupos culturales, los campesinos, entre otros.

Representa la oportunidad de consolidar la autonomía territorial, lo que les permitiría a las comunidades tener el derecho y la capacidad de resolver sus propios problemas, tener empoderamiento ciudadano, fomentar la construcción de capital social, lo que a su vez, les otorga a las comunidades la facultad de elección de ediles por localidades, que tendrían la responsabilidad de definir el presupuesto y su autoridad, sin embargo, hay que tener cuidado de no caer en la clientelización o en los vicios de la política nacional, regional y local.

Las localidades creadas podrán administrar sus propias contribuciones (impuestos). En cada localidad se contará con un alcalde menor que se encargue de gestionar los recursos a partir de un fondo local. "El acercamiento de liderazgo a la posibilidad de generar sus propios recursos es un gran avance democrático, es la posibilidad de que cada localidad pueda autogestionarse unos recursos para adelantar tareas, es de impacto mayúsculo, pero también de gran dirección" - afirma el exalcalde de Cali, Jorge Iván Ospina

Se propicia una expansión democrática, ya que permitirá acercar las soluciones de los problemas de la gente a unas autoridades locales definidas por voto popular a través de ternas, las cuales serán presentadas por ediles para que el alcalde distrital determine los alcaldes menores.

Principios fundamentales

1. La asignación de presupuesto para cada localidad deber ser un mínimo de garantía de la autonomía que se les otorga para la administración y autogestión de sus recursos.

2. Responsabilidad de la activación social, expansión democrática del capital social, de la solidaridad, de las personas participando activamente en la solución de sus problemáticas y necesidades. "La construcción del capital social es lo único que puede efectivamente superar la corrupción, la desidia, el desgreño; donde existen personas que por medio de la acción veedora puedan acompañar los procesos y mejorar las condiciones de vida, es el único espacio en donde el dinero público se ejecuta con mayor eficacia, por lo que el verdadero liderazgo se hace en la construcción colectiva y no en lo individual" – asegura Jorge Iván Ospina, exalcade de Cali.

3. El desarrollo de Cali hacia un futuro visto desde las localidades, debe ser concebido con un fondo distrital que esté orientado a favorecer las zonas de mayor limitación, con el objetivo de armonizar las desigualdades y superar el subdesarrollo y la pobreza en el territorio.

"Ahora que ya somos Distrito, debemos empezar a mirar una ciudad que no esté basada en lo económico, sino que pueda comprender todas las necesidades de Cali y que como organizaciones sociales, como movimientos de presión, como grupos barriales, como grupos culturales, artistas y demás, se nos tenga en cuenta a la hora de construir y de participar electoralmente, de tomar decisiones y de mirar cómo los recursos económicos que llegue por regalías o por presupuesto nacional, pueda ser bien aplicado en términos de generar condiciones de igualdad para todos y que no termine beneficiando a los grupos y poderes locales" – afirma Ana Polo Erazo, politóloga y urbanista.

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados