Venezolanos en Cali

Historias de forasteros en Cali II

Portada Pulgar

Septiembre 26 - 2018

Por Laura Cruz

En la mitad de una gran lata azul, (MIO) una guitarra irrumpe en la vida, silenciando los pitos. El tráfico sigue igual pero dentro del articulado algo cambia, ya no son una muchedumbre luchando por un puesto o pensando en que van a llegar tarde, como si la música rompiera el tiempo. Francisco Pulgar, comienza a cantar y como las canciones, no conciben acento, nadie nota que es venezolano, por lo menos hasta que deja de cantar. Francisco sonríe cuando canta, tiene una complicidad con su guitarra, que es intima.

Nos bajamos en Unidad Deportiva, nos escondemos de los policías porque cantar se ha vuelto un delito y lo podrían sacar de la estación. "En Venezuela todo empezó a cambiar de color, poco a poco todo se volvió gris, hoy el país se ve a blanco y negó. Me di cuenta que todo se deterioraba, empecé a guardar un dinerito, la idea no era llegar a Colombia sino a Ecuador porque uno siempre quiere ganar en dólares, pero al llegar a Cali me enamoré, me enamoré de la comida, chontaduro, de las morenas".

Ver a Francisco y a su guitarra es ver una sola persona, como si objeto y cantante, crearan una simbiosis. Tal vez porque con su guitarra y su voz, logró salir de su país, tocando en los buses en las calles. Cuando llegó trabajó dos días haciendo hamburguesas, reunió dinero compró las cuerdas de su guitarra y renunció porque ya estaba completo. "Yo llegué con una mano adelante y otra atrás, pero Suramérica tiene algo muy interesante, es que el trabajo urbano se parece. Gracias a su trabajo pudo traer a su familia de Venezuela, ahora vive en un hotel del Centro frente a la estación de Pétecuy, porque es mucho más económico.

Hechoencali.com: ¿Qué opina del gobierno de Venezuela?

Francisco Pulgar: Mi papá hace 20 años me dijo, esté gobierno es peor que todos los gobiernos del mundo, porque este gobierno nos va a robar la esperanza y desafortunadamente resultó cierto. En Venezuela se ve como si todos fuéramos iguales, la visión de un comandante eterno, que no quiero ni nombrarlo, era esa que todos fuéramos iguales, que tu no podías tener más que nadie y actualmente es lo que pasa en mi país, nadie tiene más que nadie, porque nadie tienen nada.

HEC: ¿Qué es lo que más extraña de su país?

FP: Dormir en mi chinchorro, dormir en mi hamaca, a uno le gusta dormir es su cama, probar la sopa de su mamá, bañarme en la playa, extraño jugar pelota con los amigos en la playa. Mejor no seguimos hablando porque se me hace un nudo en la garganta.

Otras notas

Portada Venezolanos en Cali
Historias de forasteros en Cali I

 

 

Portada Oxy
Historias de forasteros en Cali III

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados