Justicia Restaurativa: un camino para el perdón 

Taller Justicia Restaurativa PNUD

Fotografía: Sergio Anacona PNUD

Septiembre 8 - 2017

Por Juliana García

Edna Magaly Ayala es una sobreviviente del conflicto armado. Vivió en carne propia el desplazamiento forzado después de un atentado que le hicieron a su madre. Además, viene de tres generaciones afectadas: su abuela fue víctima de los Chulavitas, grupo de campesinos procedentes de la vereda Chulavita del municipio de Boavita que existió durante los primeros años de la violencia bipartidista en Colombia. Sus actos ocasionaron desplazamientos, violaciones y asesinatos.

Ella conoció la violencia a los 9 años de edad cuando perdió a su padre en 1997. Fue asesinado por no pagar una vacuna en San Antonio, Tolima. "Seguimos de tercos a vivir en ese pueblo de zona roja, seguimos allí porque no sabíamos a dónde irnos. La familia de mi mamá era de Rioblanco y estaban igual" cuenta.

Vivieron muchos días de violencia, compraron un camarote para dormir en el piso y con el miedo de que un artefacto explosivo llegara a tumbar el techo de la casa. En el 2004, hombres armados entraron disparando donde su madre era docente y la hirieron. Decidieron, entonces, salir de sus tierras: "era vivir o morir en el pueblo", expresa Edna.

Su familia se fue al Espinal Tolima. No recibió ninguna ayuda ni asesoría por no saber qué hacer y a dónde acudir. Prefirieron quedarse en silencio. "Teníamos temor de declararnos desplazados, que nos encontraran y nos hicieran daño. Entonces ese temor sobre todo lo tenía mi mamá, que estaba afectada y estuvo un mes internada después de que la hirieran" dice Magaly. Sin embargo, las oportunidades llegaron por conocidos del pueblo que les brindaron donde pasar la noche y comida. Una época difícil que ella consideró así, tras haber tenido muchas comodidades para luego no tener nada.

La historia la contó mucho tiempo después al regresar a San Antonio, Tolima para concursar en el reinado municipal. Una invitación que le hizo el Alcalde en un momento de seguridad y tranquilidad para el pueblo. "Volví en otras condiciones, gané y tuve la oportunidad de ir al reinado del folclor que es el más importante de mi departamento. No gané pero quedé de princesa. Me invitaron a ser señorita Tolima en el reinado de las colonias en el Meta" expresa.

El reinado fue una oportunidad para regresar al pueblo en unas condiciones diferentes. Se enteró de la ruta de atención para que las personas afectadas por el conflicto, accedieran a beneficios. Fue así como hicieron su declaración en el Registro Único de Víctimas –RUV-, pero sólo recibieron la indemnización de su padre. "Fue más doloroso recibirla que no haberla recibido, porque el Gobierno se equivocó. Mi papá tenía unos hijos fuera del matrimonio y a ellos les tocó lo que debía haberle tocado a mi mamá" añade Magaly

Actualmente Edna Magaly Ayala es comunicadora social, especializada en derecho administrativo y magíster en dirección comercial y marketing; creadora del proyecto audiovisual para redes sociales Desvictimízate, es momento de renacer que brinda las herramientas necesarias a la comunidad para orientar a las víctimas del conflicto armado.

La Justicia Restaurativa en la resolución del conflicto armado

Sergio Alejandro Anacona hace parte del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia -PNUD- y la violencia del conflicto armado también tocó las puertas de su casa. "Estaba muy niño y realmente no entendían muy bien el porqué de las cosas, pero mi pueblo Bolívar, un lugar muy lindo rodeado de montañas vivió las tomas guerrilleras", dice.

En una toma guerrillera, secuestraron unos policías y su casa quedaba muy cerca a la Iglesia donde se encontraban los uniformados. Su padre, junto con otros habitantes del pueblo, salió a reclamar para que no se los llevaran y la guerrilla, para ahuyentar a las personas, disparó al aire. Unas de las balas cae al lado del pie derecho de Sergio Alejandro, y eso lo llevó a entender el porqué del conflicto y de la guerra.

Hoy en día él ayuda a las víctimas del conflicto a ser protagonistas activas, pues la reparación no solo se trata del tema monetario sino de la verdad, lo psicosocial y la recuperación del tejido social. Se trata de promover mecanismos de reparación ciudadana y facilitar espacios donde puedan hablar. Sin embargo, existen desafíos para acompañar a las víctimas del conflicto: "tienden a haber rencores interiores, problemas para dialogar, coordinar acciones, problemas de autogestión convirtiendo un ambiente de caos" expresa Sergio.

Para todo ello existen los talleres de Justicia Restaurativa. Espacios que son importantes porque cambian la perspectiva de victimización, construyendo mecanismos de paz, mecanismos de resolución de conflictos y convertirlos en algo proactivos de cambio de vida, como la resiliencia. "Frente al concepto de resiliencia, tratar de no olvidar sino de transformar porque las cosas malas te enseñan y si logras sacar el mejor provecho de lo que te causan daño, puedes perdonar y puedes continuar con tus proyectos" explica el funcionario del PNUD

La dignidad no debe desligarse a las víctimas del conflicto armado, porque el trato digno es algo que por la Constitución debe recibir todo ciudadano. "Tratar con dignidad a cualquier persona corresponde a respetar su etnia, cultura, gusto, religión y entre otras cosas más, es una de las cosas por la cual nos pueda hacer mejorar este país, reconociendo al otro" explica Sergio.

Anacona explicó que la intención de los talleres de justicia restaurativa, es la de crear un espacio seguro donde las personas, que han sido lastimadas, puedan expresarse con libertad sobre la forma cómo han sido afectadas y decidir cómo quieren ser reparadas dentro de sus comunidades, familia y entorno, que puedan repetir este tipo de iniciativas y actividades para resolver conflictos locales.

Estos dos testimonios se dieron en marco los talleres de Justicia Restaurativa que se desarrollaron en Cali entre el 14 y 18 de agosto en cinco municipios del Valle del Cauca: Palmira, Cali, Buenaventura, Pradera y Florida; permitiendo que mujeres como Magaly Ayala hagan procesos de resiliencia y empoderamiento para identificar cual es el rol que tiene en la búsqueda de la reparación, de integración en la comunidad y transitar de ser víctimas para convertirse en ciudadanos.

"La sensibilización de cómo estas herramientas restaurativas puedan aportar al fortalecimiento y la construcción del tejido social, abriendo un nuevo camino para contribuir un período transicional hacia la paz", concluye Sergio Alejandro Anacona, consultor para el acceso a la justicia, PNUD.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados